LOS TIEMPOS DIFÍCILES

Existen momentos en la vida cuando todo parece estar en nuestra contra. Tiempos donde todo es sumamente difícil. Deseamos algo con todas nuestras fuerzas, pero simplemente se desvanece de las manos debido a las circunstancias. Todo se hunde. Todo parece que se destruye poco a poco y no podemos hacer nada. El tiempo pasa y las cosas lo que hacen es empeorar cada día. Parece que estamos atrapados sin salida. Los héroes caen y los villanos triunfan. El mundo que una vez fue hermoso, de repente  se ve envuelto en   un humo negro y asfixiante.  Todo es mezquindad.  ¿Y dónde están los generosos?  Todo es maldad. ¿Y dónde están los bondadosos? Solo vemos odio. ¿ Y qué paso con el amor?  La envidia, la codicia, y el egoísmo todo lo cubren. ¿Y dónde está la mano amiga ? En los momentos más difíciles,  la gente abandona a aquellos que luchan por las causas nobles.tiempos-dificiles
Toda persona que decida  luchar por un mundo mejor muy pronto en su viaje  se encontrará con una dura oposición.  Por un lado, está el flanco enemigo. Esos son los elementos retrógrados que pretenden mantener las injusticias porque les favorece. Esas son las fuerzas antagónicas que simplemente buscan sobrevivir y toda reforma es una amenaza para ellos.  Por muy grande que esa, este enemigo se vence fácilmente.

Por otro lado, está el flanco amigo. Esas personas cercanas que piensan que su deber es desanimarte.  Esos seres de buenas intenciones que tratan de convencerte que tus sacrificios son en vano. “ Es peligroso”. “ Nadie te lo agradecerá”.  “Es imposible”. “No se puede”. “ Deja eso así”. “ Lo mejor es irse”. “ Piensa en ti”. “ Deja que otro lo haga” .

De estas dos oposiciones, la más brutal es por supuesto la del flanco amigo, la de los propios , los amigos, los  familiares y los conocidos que profesan querer tu bien.  Esa gente que quiere lo mismo que tú, pero que por alguna misteriosa razón  hace todo lo posible para que ese mundo mejor que  todos soñamos nunca se construya. Gente que está tan abatida  y frustrada por las dificultades que se ofenden cuando alguien lucha por tiempos mejores. Esas personas se reconocen fácilmente porque son las que más se quejan  durante una crisis. No son gente mala. Es solo que ante la adversidad se vuelven pequeñas y su visión del todo se torna demasiado gris. Buscan protegerse y se esconden en la desesperanza. Y de pronto, sin estar consciente de ello, son los primeros defensores del cinismo y los enemigos declarados de  todas las utopías. Esa es la verdadera crisis: Cuando el mal logra romper el espíritu de los buenos.

Las batallas se ganan con actitud y voluntad. Bajar la cabeza nunca es una estrategia acertada. Los que se sientan a llorar son los primeros en caer. Nos guste o no.  Hasta en la peor de las tragedias, el mundo sigue girando. Hasta en los momentos más duros,  hay personas que todavía  sonríen, que todavía se enamoran locamente y que siempre realizan, de la manera más inesperada, sencillos actos de bondad. Siempre hay lugar para la alegría, para la felicidad, para el amor. Siempre existen personas que logran mantenerse humanas, a pesar de los problemas. En tiempos de tristeza, de dolor y de sufrimiento, el poseer un espíritu inquebrantable es la mejor de las armas.

Gustavo Gody

Extraído de la web: acracia.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s