Reflexiones en torno al 1º de Mayo

Hoy es 1º de mayo, festivo por la gracia de dios (día de San José Obrero) y de la clase política y dirigente de está piel de toro llamada España. Para la inmensa mayoría social, un día lúdico y de ocio donde compartir con los demás momentos amenos en algunos casos, monótono y carente de algún sentido en otros, aunque también para una minoría social, un día para rememorar la memoria de los que fueron asesinados en EE.UU (Chicago) en nombre de la ley y el orden establecido, una gesta inolvidable por su relevancia internacional en defensa de los derechos de los explotados y oprimidos, iniciándose el camino hacía el reparto del trabajo, la riqueza y la dignificación de los trabajadores en el planeta tierra; La proclama del movimiento fue, 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 hora para el desarrollo personal y social, entonces, igual que ahora le sucede a diversos sectores productivos, la jornada de trabajo eran de 12 o 14 horas diarias, sin descanso semanal o por festivo.

Cierto es, que en las manifestaciones del 1º de Mayo encontraremos los que viven de la demagogia y de lo público, mostrando su mejor versión de hombre sensible hacía las reivindicaciones obreras para seguir en el candelero político, ganándose la confianza de los demás en forma de voto. Mucho lobo con piel de cordero desfilarán en las “grandes” o “pequeñas” manifestaciones dejándose ver para ocupar un lugar privilegiado en la foto de los más media. Es lo que tiene esperar de los demás lo que debiera ser cosa de uno y de todos/as, gestionando lo privado pero también lo común, que no público, (público es sinónimo del Estado, y Estado de opresión, represión y poder) descentralizando la toma de decisiones y, a su vez, estableciendo mediante la libre federación de intereses aquellas cuestiones comunes que de mutuo acuerdo se identifiquen.

Tomar conciencia del legado histórico y cultural de las generaciones que nos precedieron, es vital para determinar valores que compartir y caminos a seguir, nuestra vida de seres “racionales” es demasiada corta para acertar en la toma de decisiones transcendentales sin equivocarnos con demasiada frecuencia innecesariamente. A lo dicho, hagamos de todos los días del año un 1º de Mayo, pero no festivo, si no de dignificación de nuestro espacio y de nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s