De las mociones de censura y otras monsergas

“Nuestra” clase política en su afán por seguir siendo referencia en el interés de los ciudadanos,  hemos asistido de forma expectante al espectáculo de la moción de censura, siendo el resultado el ya anunciado a bombo y platillo por los más medías con carácter previo y que no ha sido otro que el previsto, como todo lo que sucede a nuestro alrededor nada se improvisa en el poder, todo está atado y bien atado, como manifestase en su día el inolvidable para cientos de miles de victimas, el dictador y carnicero del Pardo.

Si los olvidados ciudadanos del sistema político que nos ha tocado sufrir, (solo recordado cada cuatro años para que depositemos un papelito en su urna) teníamos alguna esperanza en que algo cambie a corto o medio plazo desde las instituciones, una vez más nos recuerda que esa vía es intransitable e insuficiente en la articulación de la solución de los eternos problemas. “El paro, salarios insuficientes y en mucho de los casos miserables, precariedad laboral y sobreexplotación, viviendas dignas apropiadas en espacio y renta económica, bien en propiedad o en alquiler, sanidad publica deficiente y en proceso  de desmantelamiento en favor de la sanidad privada, educación cada  vez más estructurada y dependiente desde la perspectiva de utilidad económica, alejándonos de una formación que incentive y cultive los eternos valores humanos procurando la imprescindible cohesión social, desarrollando formas de convivencia donde la igualdad y la libertad sean algo más que frases huecas y sin sentido alejadas de la práctica cotidiana”.

En definitiva, lo importante para “nuestros” políticos es que recibamos una educación que domestique y castre cualquier capacidad crítica y constructiva que cuestione el orden social establecido. Por ello, mientras no seamos capaces de autoorganizarnos, (dotarnos de autonomía organizativa y económicamente independiente del poder económico y del Estado) y dar una respuesta apropiada y directa a nuestros problemas, estos que antes se han señalado, podemos sentarnos y esperar eternamente por los siglos de los siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s