POSVERDAD Y MANIPULACIÓN

Mires, escuches o leas, donde quieras, encuentras por doquier cierto términos puestos de moda, empleados gratuitamente y, habitualmente, utilizados como armas arrojadiza contra el rival político. Es el caso de la palabra ‘populismo’, cuyo origen parece estar en el éxito de ciertas fuerzas políticas electoralistas de nuevo cuño. Los que acusan al rival de ‘populista’ o, por ejemplo, de ‘demagogo’, de manera hipócrita obvian que la democracia representativa se basa, sencillamente, en esos subterfugios. manipulacion2La ‘demagogia’, es decir, la seducción de las masas (con evidentes mentiras en muchos casos) y el ‘populismo’, es decir, el arrogarse la voluntad y los deseos del ‘pueblo’ (otra abstracción sin contenido), lo emplean unos y otros a ambos lados del espectro político. Ahora, nos llega, de manera irritante, el vocablo ‘posverdad’. ¿Somos capaces de otorgar contenido al lenguaje? Consecuentemente, ¿podemos analizar la realidad de manera razonablemente objetiva para no ser manipulados? Veamos, sin ser demasiado pesimistas y aportando alternativas.

Sigue leyendo

Anuncios

El imaginario post(neo)colonial de la dependencia africana

El 5 de diciembre de 1992, en la playa de Mogadiscio, el entonces ministro francés de Sanidad, Bernard Kouchner, se hace filmar por las cámaras de televisión de medio mundo mientras baja de un barco de ayuda humanitaria con un saco de arroz a la espalda.
El barco, según el Estado y los medios de comunicación franceses, contiene arroz recogido por los niños franceses. En efecto, durante las semanas precedentes al desembarco se organizó en las escuelas del vecino país una campaña llamada “Arroz para Somalia”. Todos los niños franceses fueron a la escuela con uno o dos kilos de arroz para mandar a los niños somalíes. Pero parece que el arroz que llega a las poblaciones hambrientas del Cuerno de África no es el de los paquetes de kilo que se ven en los supermercados. Es el contenido de los habituales sacos de veinticinco kilos de la ayuda alimentaria. En cualquier caso, el Estado francés no necesitaba la colaboración de los niños para llenar de ayudas alimentarias un par de barcos. Solo necesitaba hacer una enorme operación de propaganda para enmascarar una intervención militar tras una intervención humanitaria. Era el inicio de la concepción de “guerras humanitarias”.

africa-y-europaEsta operación propagandística, y también la figura misma de Bernard Kouchner, son de alguna manera símbolos de la evolución de la imagen de África en el lenguaje político y mediático occidental post(neo)colonial. Médico de formación, Kouchner es el fundador de Médicos sin Fronteras y de Médicos del Mundo, dos grandes estructuras humanitarias francesas. Viene de la cooperación humanitaria para arribar a la política y convertirse en uno de los paladines principales de “derecho-deber de injerencia”. Noción que ha propiciado la casi totalidad de las intervenciones militares de los países de la OTAN desde el final de la Guerra Fría a la actualidad.

Pobrecillos
Tras la independencia de los países africanos se ha trabajado sobre el imaginario occidental (y también africano) la idea de que Occidente en particular, y los países ricos en general (es decir, incluidos países como las petromonarquías árabes, Japón o Corea del Sur) ayudan a África con miles de millones de dólares cada año. A esta imagen de África mendicante, vorágine de ayudas externas y a pesar de que la generosa ayuda de todos va cada vez peor, han contribuido los Estados, la ONU, el sistema bancario, los medios de comunicación y también las agencias de solidaridad internacional. Durante sesenta años, nos han bombardeado con palabras e imágenes de un África que vive a costa del mundo. La imagen del niño africano raquítico invade las pantallas del mundo. En vez del lobo feroz, es el niño de Biafra quien se convierte en el miedo para quien no se quiere acabar la sopa: come si no quieres quedarte como él.

Sigue leyendo

CONCENTRACIONES EN SOLIDARIDAD CON AFECTADOS CREDIJEREZ

Hemos recibido de la Comisión de Apoyo Afectados Credijerez, el siguiente escrito que reproducimos solicitándonos apoyemos los actos que se celebrarán el jueves día 23 de Febrero, cuestión está que tras ser debatida en asamblea, se acuerda solidarizarnos.

 

justicia-simuladaJerez a 13 de Febrero de 2017

A la atención de los diferentes colectivos sociales y políticos de la ciudad de Jerez de la Frontera. 

La Comisión de Apoyo Afectados Credijerez, convoca dos Concentraciones para el jueves día 23 del corriente mes desde las 11/00 a las 12/00 horas frente los Juzgados de Avda. Tomas García Figueras y, desde las 12/30 hasta las 13/30 horas, en los Juzgados de Avda.  Álvaro Domecq.

Durante el transcurso de sendas Concentraciones se repartirá octavilla y un CD entre los viandantes conteniendo la grabación en audio con responsables de Credijerez que evidencia, en nuestra opinión, la supuesta estafa realizada a uno de los afectados.

En estos momentos, no queda pendiente ningún proceso judicial respecto a las denuncias formuladas en su día por varias familias en Jerez y su comarca, habiéndose archivado recientemente la última después de once años de instrucción.

Por si resulta de vuestro interés, os adjuntamos junto a este escrito la octavilla y archivo de audio que repartiremos y, si lo consideráis pertinente, la distribuyáis en vuestro entorno y asociados.

Y sin más, esperando os solidaricéis y asistáis a las concentraciones convocadas, atentamente.

 

Por la Comisión de Apoyo Afectados Credijerez

Extraído de la web: https://apoyomutuoblog.wordpress.com/2017/02/16/concentraciones-en-solidaridad-con-afectados-credijerez/

Once años de Impunidad de CREDIJEREZ

Haciéndome eco de la octavilla que la Comisión de Apoyo Afectados de CREDIJEREZ está repartiendo junto a un CD a los diferentes colectivos sociales jerezanos, a continuación reproduzco la octavilla y el archivo de audio grabado en un CD que se acompaña, pudiéndose reproducirlo pinchando sobre el enlace.

ADMINISTRACIÓN DE “JUSTICIA” NO HACE HONOR A SU NOMBRE

Junto con este escrito, entregamos en formato digital en un CD parte de la grabación que evidencia que CREDIJEREZ supuestamente estafo a uno de los afectados, grabación que no se admitió como prueba en el proceso de instrucción y que ha supuesto que termine siendo archivada la denuncia definitivamente. En este caso y, a saber en cuantos más, determinar la verdad y proceder a restituir el daño causado, es decir, hacer justicia no cuenta, solo la forma de obtener la verdad y, máxime, si esta no se obtiene mediante coacciones o tortura.justicia-puta

Algo más de once años han pasado desde que se presentó la denuncia que aquí relatamos, cuyo responsable es Juan Pedro Vega Gil, entre otros, hombre de enraizadas convicciones religiosas, religiosidad que no le impidió actuar indecente y deshonestamente contra los que se acercaron en situación desesperada a que cumpliese lo que prometía, agrupando los diferentes préstamos y disminuir la cuota resultante hasta la mitad. No sólo no se le unificaron los prestamos si no que le fueron arrebatado el único bien que poseían, su vivienda.

Estos hechos, evidencian, que la función que se le atribuye al Estado como garante del derecho y la armonización de la vida social es una falacia y, no sólo por estos hechos, sino también por los múltiples problemas endémicos que sufre cada vez un mayor número de ciudadanos/as, quebrándose así la confianza en este modelo político social que nos proponen e imponen.

En este contexto, sin una profunda y urgente reestructuración de la justicia y del papel que debe desempeñar en la sociedad, estamos abocado a vivir convulsos episodios sociales.

Comisión Apoyo Afectados Credijerez

PD. Pincha aquí para reproducción archivo audio

El cáncer: El secreto mejor guardado

En el año 1931 el científico Otto Heinrich Warburg (1883-1970) recibió el premio Nobel por descubrir la causa primaria del cáncer en su tesis “La causa primaria y la prevención del cáncer“. Según el Sr. Warburg, el cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida antifisiológico.contra-el-cancer
 ¿Por qué?
Una alimentación antifisiologica (dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo), crea en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provoca la expulsión del oxígeno de las células. El Sr. Warburg afirmó:
– “La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno, usted tiene el otro”.
– “Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.
– “Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa”.
– “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno (esta es una regla sin excepción)”.
– “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos”

Sigue leyendo

De los personalismos innecesarios en la lucha cotidiana

El pasado 1º de Mayo del 2016, la CNT de Jerez anuncio a bombo y platillo la ocupación de un local perteneciente al patrimonio sindical acumulado cedido a la organización de empresarios de Jerez de la Frontera, local que por su estado de conservación se encontraba en desuso desde hacía años.local-ocupado-1-de-mayo

Por la campaña mediática (1) desarrollada a través de los medios de desinformación local por los ocupantes y la falta de continuidad de la ocupación, esta no tenía otra intención que el efecto propagandístico de sus promotores y, más concretamente, la figura del que es su secretario local, hombre siempre presto a salir en la foto. Es evidente que el objetivo de ocupar y recuperar el local en desuso y olvidado por los usufructuario del mismo para uso sindical no era la prioridad, porqué, en estos casos, lo aconsejable Sigue leyendo

SOY EUROPA

soy-europa

Esa vieja ramera vendida a los mercados que os discute la entrada a este burdel infecto donde os trajo la guerra.

Soy el lodo donde extendéis las mantas y también soy el polvo y la lluvia y el frío que hiela vuestros huesos.

Soy la valla armada con cuchillas que os rebanan de un tajo la carne y la esperanza y os roban el futuro en las fronteras.

Soy la ola que engulle a vuestros hijos, el mar donde se ahogan vuestros sueños de cierta libertad y un poco de justicia.

Soy el hielo de un frío parlamento que confisca, democráticamente y sin enrojecer, vuestros escasos bienes, y sufraga con ellos el hambre que os devora.

Si aún queréis venir, que no se diga que no os había avisado: os estoy esperando con las garras abiertas.

Ana Montojo en Contra: poesía ante la represión.

Coordinadora Antirepresión de Murcia. 2016

Extraído de la web: http://acracia.org/soy-europa/

¿Lucha de clases u odio entre clases?

Yo dije, antes los jueces de Milán, algo sobre la lucha de clases y  sobre el proletariado, que ha tenido la virtud de suscitar críticas y extrañezas. Es bueno volver sobre lo mismo.

Protesté indignado contra la acusación de haber incitado al odio; dije como en mi propaganda había siempre procurado demostrar que los males sociales no dependen de la maldad de éste o aquel patrón, de éste o aquel gobernante, sino de la misma institución del patronato y del gobierno, y que, por lo tanto, no se pueden remediar los males cambiando las personas de los dominadores, sino que es necesario abatir el principio mismo de la dominación del hombre por el hombre; dije también que siempre había insistido sobre el hecho de que los proletarios personalmente no son mejores que los burgueses; y lo prueba el hecho de que cuando por una causa cualquiera un obrero llega a una posición de riqueza o de mando, se conduce generalmente como un burgués ordinario o peor aún.erricomalatesta

Estas declaraciones han sido alteradas, contrahechas, dadas a publicidad en mala forma por la prensa burguesa; y se comprende que haya sucedido así. La prensa subvencionada para defender los intereses de la policía y de los tiburones tiene, por deber de oficio, que esconder al público la verdadera naturaleza del anarquismo y buscar de dar crédito a la leyenda del anarquista odiador y destructor; debe hacer esto por exigencia del oficio, pero debemos convenir en que a menudo lo hace de buena fe, por pura y simple ignorancia. Desde que el periodismo que fue un sacerdocio, ha descendido a la condición y de oficio, los periodistas no solo han perdido el sentido moral, sino también la honestidad intelectual que consiste en no hablar de lo que no se sabe.

Dejemos, pues, en su fango a los venales y hablemos de aquellos que, aunque difieren con nosotros en las ideas y a menudo solo en el modo de expresar las ideas, son nuestros amigos porque tienden sinceramente al mismo fin a que tendemos nosotros.

En estos la estupefacción es completamente injustificada, hasta el punto que casi estoy por creerla afectada. No pueden ellos ignorar que yo vengo diciendo y escribiendo estas cosas desde hace más de cincuenta años y que conmigo y antes que yo las han dicho y repetido centenares y millares de anarquistas. Dejemos esto y hablemos del desacuerdo.

Existen los “obreristas”, los que creen que el hecho de tener callos en las manos sea como una divina infusión de todos los méritos y de todas las virtudes. Es verdad que la historia ha hecho del proletariado el instrumento principal de la próxima transformación social y que los que luchan por la constitución de una sociedad en la que todos los seres humanos sean libres y tengan los medios para ejercitar la libertad, deben apoyarse principalmente sobre el proletariado.

Puesto que el acaparamiento de las riquezas naturales y del capital producidos por el trabajo de las generaciones pasadas y presentes es hoy la causa principal de la sujeción de las masas y de todos los males sociales, es natural que aquellos que no tienen nada y están por ello más directa y evidentemente interesados en que se pongan en común los medios de producción, sean los agentes principales de la necesaria expropiación. Y por esto dirigimos nuestra propaganda más especialmente a los proletarios, los que, por otra parte, por las condiciones en que se encuentran, está muy a menudo en la imposibilidad de llegar por sí mismo, por medio de la reflexión y del estudio, a la concepción de un ideal superior.

Pero no es necesario por esto hacer del pobre un fetiche solo porque es pobre, ni alentar en él la creencia de que es de un esencia superior, y que por una condición que no es, por cierto, fruto ni de su mérito ni de su voluntad, haya conquistado el derecho de hacer a los otros el mal que los otros le han hecho a él. La tiranía de las manos callosas (que luego en la práctica es siempre la tiranía de unos pocos que sí alguna vez tuvieron callos ya no los tienen más) no sería menos dura, menos malvada, menos fecunda en males duraderos, que la tiranía de las manos enguantadas. Más bien, sería menos ilustrada y más brutal: he aquí todo.

La miseria no sería tan horrible como es si, además de los males materiales y la degradación física, no produjera también, al prolongarse de generación en generación, el embrutecimiento moral.

Y los pobres tienen vicios distintos pero no mejores que los que producen en las clases privilegiadas las riquezas y el poder.

La burguesía produce los Giolitti, los Graziani y toda la larga serie de los torturadores de la humanidad desde los grandes conquistadores a los pequeños patrones ávidos y usureros, produce también los Cafiero, los Reclus, los Kropotkin y también los otros que en todas las épocas han sacrificado sus privilegios de clases en homenaje a su ideal. Si el proletariado ha dado y da tantos héroes y mártires a la causa de la redención humana, da también los guardias blancos, los asesinos, los traidores de los propios hermanos, sin los cuales la tiranía burguesa no podría durar un solo día.

¿Cómo, pues, se puede elevar el odio a un principio de justicia, a iluminado sentimiento de reivindicación, cuando es evidente que el mal está en todas partes y depende de causas ajenas a la voluntad y responsabilidad individual?

Hágase cuánta lucha de clase se quiera, si por lucha de clase se entiende lucha de los explotados contra los explotadores para la abolición de la explotación. Ella es un medio de elevación moral y material y la principal fuerza revolucionaria sobre la que hoy se puede contar. Pero odio no, porque del odio no puede surgir el amor y la justicia. Del odio nace la venganza, el deseo de sobreponerse al enemigo, la necesidad de consolidar la propia superioridad. Con el odio, si se vence, se pueden fundar nuevos gobiernos, pero no se puede fundar la anarquía.

Comprendemos bien el odio en tantos desgraciados que la sociedad atormenta y destruye en sus cuerpos y en sus afectos; pero en cuanto el infierno en que viven es iluminado por el ideal, desaparece el odio y queda el ardiente deseo de luchar por el bien de todos.

Y por esto entre nosotros no hay verdaderos odiadores, aunque hay muchos retóricos del odio. Estos hacen como el poeta que, siendo un padre de familia bueno y pacífico, canta el odio y el estrago porque en ellos encuentra motivo para hacer versos bellos o feos. Hablan de odio, pero su odio está hecho de amor.

Y por ello yo los amo, aunque hablen mal de mí.

Errico Malatesta

El Sembrador, n° 37 (sábado 21 de abril de 1923), Año 1, Iquique (Chile)

Extraído de la revista Siglo XXI ( www.grupopensamientocritico2014.blogspot.com )

Diálogos de barricada

¿Quiénes son esas personas que salen a las calles a manifestarse –pregunta un transeúnte bienintencionado, pero que ignora muchas cosas-, que promueven huelgas, que hacen mil denuncias al gobierno que yo nunca he escuchado en la tele? ¿No se supone que vivimos en “Libertad y Democracia”? ¿Por qué, pues, están en las calles rebelándose contra el gobierno?

Desde una barricada alguien alcanza a escuchar al transeúnte, y con una voz ronca por haber estado más de una hora gritando y soportando el asfixiante ardor de los gases lacrimógenos, dice:

¿Qué quiénes somos, preguntas?

Nosotros somos revolucionarios.

Somos el pueblo que es gobernado sin que se nos haya pedido opinión sobre ello. Somos los estudiantes que hemos advertido que éramos manipulados por valores nacionalistas y estatistas. Somos quienes recordamos a las obreras asesinadas en Ciudad Juárez.

Somos el obrero explotado 8, 10 o más horas sin descanso para obtener apenas un mísero salario. Somos el minero sepultado 50 o más metros bajo tierra para extraer los metales lujosos con que se adornan los cuellos de las mujeres y hombres capitalistas. Somos el enfermo de hospital obligado a recibir un trato inhumano por el simple hecho de no poder pagar una atención adecuada. Somos el desempleado desesperado por no encontrar un sitio donde le exploten para tener apenas para malvivir. Somos el vendedor ambulante que soporta a una sanguijuela que nos chupa la sangre a diario en forma de “contribución”. Somos el comerciante informal al que se le niega el derecho a trabajar solo porque nuestra actividad “afecta” los bolsillos de los grandes capitalistas. Somos el campesino robado vorazmente por terratenientes que se dicen “dueños” de la tierra que nosotros trabajamos. Somos el arrendatario que no tiene siquiera un trozo de tierra donde vivir mientras se le dice que tiene “Patria”. Somos el preso que fue a dar a la cárcel por un “descuido” del sistema judicial. Somos el indigente despojado hasta del alimento en esta sociedad “Libre y democrática”. Somos los desalojados de la vivienda por una ley que protege a los ricos propietarios; somos el ladrón que roba comida, llevado hasta ese estado social por una “democracia” que nos priva hasta del derecho al trabajo; somos el niño que mendiga en las calles privado del derecho a vivir en condiciones humanas; somos la prostituta reducida hasta el grado de vender su propio cuerpo a seres que nos consideran un objeto; somos el trabajador despedido como consecuencia de las crisis (deberíamos decir ineptitudes) capitalistas; somos el preso común, consecuencia de un sistema que entrega todo a unos cuantos mientras priva a los demás de prácticamente todo, sumiendo a los demás en la miseria, la ignorancia, la incultura, la injusticia y la desigualdad, generadores directos de la llamada “delincuencia” y  que no es sino consecuencia del mismo sistema que nos encierra para poner un vulgar remedo a sus propios fallos; somos el preso político al que se ha encarcelado por luchar por un mundo donde estas monstruosidades no existan.

Somos quienes viven en los barrios marginados que no adornan bellamente la ciudad; Somos quienes habitan las casas de cartón, de lámina y con suelo de tierra; somos los que viven amontonados en una habitación en condiciones de insalubridad, mientras la burguesía es propietaria de amplias casas que rara vez ocupan en su totalidad; somos la gente que no combina con la ciudad que los burgueses quisieran tener; somos a quienes los burgueses miran con desprecio, olvidando que somos nosotros quienes les alimentamos.

Tras una breve pausa en la que enciende un cigarrillo, prosigue el manifestante:

Pero somos también los albañiles que construyen edificios enormes y no tenemos donde vivir; somos el campesino que recoge cosechas y padece hambre; somos el obrero que fabrica ropa y viste de la peor forma; somos quienes levantamos palacios, generamos mil servicios y montones de riquezas, y sin embargo padecemos de todo, sufrimos discriminaciones y explotación.

Somos nosotros los que hemos construido absolutamente todo lo que ha construido el hombre, y sin embargo carecemos de todo.

¡Ah! Pero no somos solo eso, también tenemos dignidad y somos también los que nos organizamos para preparar la caída de nuestros opresores; somos los que levantaron barricadas en Atenco, en Oaxaca; somos quienes en la vorágine de la lucha vamos comprendiendo que el enemigo no es solamente éste gobierno, sino toda forma de gobierno; somos quienes formamos organizaciones sin líderes, sin jefes, organizaciones horizontales; somos quienes venceremos a las fuerzas del poder; somos quienes hemos de expropiar la riqueza social hoy detentada por unos pocos para que sea socializada; somos quienes una vez derrotado el poder, formaremos una sociedad libre, sin amos y sin jefes; somos quienes reconstruiremos la sociedad hoy corrompida y alienada por el Estado; somos quienes formaremos comunas libremente federadas; somos quienes eliminaremos la propiedad privada, para cimentar en ello la justicia social y la equidad; somos quienes derribaremos las fronteras, eliminaremos las banderas y nos daremos la mano con nuestros hermanos de otros países para ampliar la libertad cuanto sea posible; somos quienes producimos todo y nada pediremos… todo lo vamos a arrebatar.

Poniendo una mano sobre el hombro del escucha, prosigue el agitador:

Un pueblo alienado, confundido e ignorante es el ideal de todo gobierno, porque en la confusión, la alienación y la incultura basan su dominio para someternos más fácilmente.

Un pueblo organizado y levantado a nada puede temer, porque somos nosotros quienes somos la inmensa mayoría que es dominada por un grupo de vagos que mediante las armas nos someten, pero que organizados somos una fuerza mil veces mayor.

Desde siempre se te ha dicho que ante lo difícil que es sobrevivir nada puede hacerse. Que lo mejor es resignarse, orar y esperar que los poderosos tengan un destello de bondad en donde seas beneficiado aunque sea un poco. Resignándote a las migajas remachas tu cadena.

Todo eso se te dice porque no quieren que luches; porque de generación en generación no se ha pasado la dignidad, sino el sometimiento. Sometimiento que beneficia únicamente a quienes te someten.

Pero en ti y en nosotros, los desposeídos, se encuentran las fuerzas necesarias para cambiar tu entorno. Organízate, rebélate, recupera tu dignidad que la Iglesia y el Estado te han robado para mantenerte sumiso mientras viven de ti.

El agitador se aleja nuevamente a la barricada. El escucha comienza a reflexionar, y tras una breve pausa, donde contempla su entorno rodeado de miseria, arrebata una parte de su pobre camisa que lleva a su rostro para cubrir su identidad, al mismo tiempo que grita la consigna que resuena en la barricada “¡Viva la anarquía!”

Erick Benítez Martínez

Extraído de la Web: portaloaca.com

DE LA INDIFERENCIA AL COMPROMISO

De los múltiples problemas básicos, paro, desahucios, cortes de luz y agua, desnutrición, salud, etc., que acucian a un ingente número de personas en las diferentes zonas geográficas del reino encontraría solución si en vez de proceder con resignación, obediencia e indiferencia, nos comprometiésemos con soluciones justas, que aunque complejas por su dimensión social es la única solución efectiva y duradera. Si observamos y reflexionamos el comportamiento que la inmensa mayoría adopta en relación a estos problemas, u otros, quedamos perplejo por la sobriedad y aparente calma que manifiestan, como si no pasará nada. ¿Hemos perdido la dignidad y la confianza? ¿La obediencia y la resignación es causa principal de nuestros males?ni-delincuentes-ni-tiernas-obejetitas

Tomar conciencia que el origen de los problemas lo son por qué no le plantamos cara es fundamental en su resolución, determinando las causas, los intereses de quién se beneficia egocéntricamente de este y aquel problema, que, por lo general, casi siempre tiene su origen en la división de la sociedad en clases y subclases sociales.

Un ejemplo que nos ilustraría son las causas del paro, siendo este, el paro, una estrategia política de la patronal para tener mano de obra de reserva ante la posibilidad de que los que trabajan les demanden mejoras, para ello, necesitan un mercado de trabajo flexible y temporal que permita la rotación en el puesto de trabajo, salvo para aquellos que por su actitud contestataria cuestionen la voluntad e intereses de la patronal y el Estado. Por lo tanto, el problema del paro no es coyuntural sino estructural y permanente, así lo demuestran las cifras históricas del pasado más reciente, basta con analizar las estadísticas haciendo un trabajo de investigación para determinarlo fehacientemente.

Sin embargo, “nuestros” políticos que nos gobiernan y los que están en la supuesta “oposición” nos recuerdan de las bondades del sistema y su política económica cuando descienden el número de parados y, cuando asciende, que la situación de crisis está próxima a superarse, mentiras, una tras otras para entretenernos y que no desesperemos y nos dé por recuperar el protagonismo que nos arrebataron delegando en ellos.

Los otros problemas aquí descrito básicamente son consecuencia de la lacra social del paro, así, encontrase en proceso de desahucio se debe generalmente a no poder hacer frente a la cuota hipotecaria o de alquiler, dejar de pagar el recibo de agua y luz igualmente es por falta de ingresos y recursos, así como los de desnutrición y salud. Si observamos, la mayor parte de los problemas tendrían solución accediendo al mercado laboral, pero no, es evidente que los que ostentan el poder económico y político no les interesa, su único interés pasa por seguir amasando grandes fortunas a expensas de las desgracias ajenas, es la otra cara del ser humano que quedó atrapado en su estado animal más primario sin que la evolución de la especie les diga nada, eso sí, sirviéndose de la socialización del trabajo en beneficio propio.

Visto lo visto, el panorama y futuro más inmediato se nos presenta desalentador, de una negrura incuestionable del que miles de cientos de hombres y mujeres estamos atrapados,  pero como vulgarmente decimos aquí, mientras hay vida tenemos esperanza, esperanza que para que adquiera credulidad debe inexorablemente pasar por comprometernos organizadamente con nuestra realidad con voluntad de transfórmala, transformación que deberá garantizar el bienestar de todos y cada uno de los seres vivos……. ¡¡¡ A que esperamos!!!

Extraído de la web; apoyomutuo